viernes, 26 de septiembre de 2008

Un discurso

Arnoldo carraspéa, requiere insistentemente la atención de todos hasta que Ainara se calla la boca.

-Señores, en boca cerrada no entran moscas, nos hallamos a las puertas de la gloria. No se crean que de una cloaca pestilente no pueden brotar las espigas áureas de la victoria. Hay mucho en juego, sin embargo: (el rictus se acentúa) nuestro honor, nuestras riquezas y nuestras propias tripas.
De este lugar sucio brotarán historias. Comedias o tragedias, épicas o líricas. Entren con la conciencia de que somos observados, mantengan siempre una conducta intachable y sigan mis órdenes. Si así lo hacen, ¡les daremos p'al pelo! ADELANTE, HASTA LA VICTORIA O LA MUERTE. Aguanten firme, mis bravos, tengan en cuenta que en boca cerrada no entran moscas.

Dicho esto, adopta un aire fúnebre.- Este será el órden de marcha. Ainara como libre, puede ir de acá para allá, pero concentrándose en la cabecera para poder buscar trampas con comodidad en donde sospeche que pueda haberlas ¿mmmh?. En cabeza, la señorita Tundra, que deberá llevar una lámpara. Podrá rastrear de vez en cuando para así localizar lo que sea antes de que pisoteemos las huellas. A su lado el binomio formado por los señores Lucrecio y Horacio, o detrás si no hay sitio, ya saben que ellos combaten siempre juntos, primero Lucrecio. Al final, don Estólido y yo, a la par si hay sitio, yo primero y él después si hay que ir en fila india, el portaantorchas obedecerá las órdenes del mago. Mire, señor Avieso, si ha estudiado todos sus hechizos ¿mmmh?. Señor Horacio, mire usted de tener a mano un ruego a su dios que nos permita purificar el agua, pues puede que tengamos que lavar heridas o cosas similares. ¿Preguntas?... no, la retaguardia no es necesario cubrirla, acuérdense de Ainara, sus poderes telepáticos nos avisarán de aquello que nos pueda sorprender. Señorita Ainara, eso significa que la necesitamos a nuestro lado, por favor, no se le ocurra volver a desaparecer (al decir esto casi se suaviza el rictus sonriente). En cuanto al señor Abdel, le nombro encargado de intendencia, permanecerá aquí con las mulas y el equipo, pedirá ayuda o hará lo que crea conveniente si le mandamos algún mensaje. Procuren ir ligeros, cojan lo imprescindible.

Arnoldo suspira, -bien, creo que no me he olvidado de nada, adelante agentes en boca cerrada no entran mascas ¿mmmh?, entraremos por la cloaca de la derecha.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007