miércoles, 3 de septiembre de 2008

Estólido Avieso

Y maldita sea mi mágica estampa...pues sí que estamos bien si consiento que cualquier miserable en forma de narrador de tres al cuarto cuente mi historia...no queda sino batirse...

Mirando amenazadoramente hacia arriba, pues el hobbit es en verdad alto, sus palabras consiguen el efecto deseado...quizá ayudado por el aspecto un tanto inquietante de su cota de malla y las trenzas rojas de su barba. Dirigiéndole variopintos insultos, el bardo residente de la posada "Las Almas Perdidas" se aleja en busca de otra víctima a la que plagiar recuerdos e invenciones.

Estólido vuelve a sentarse en su mesa cercana a la barra, lo que a un observador casual le daría la impresión de desaparición instantánea. Ventajas de la raza enana, es fácil pasar desapercibido y difícil obtener información, si nadie repara en ti.

Soñando despierto como es habitual en él, Estólido recuerda los sucesos que le han traído hasta aquí. Si no es por el amigo Larva y la ingenua de la gelatinosa de qué me iba yo a meter en este berenjenal. Eso...y la miserable política de mercado, que entre unos y otros hideputas me veo sin una miserable pieza de oro. Bueno, sin olvidar las donaciones, que entre Arnoldo y Horacio, con el cuento de perdonar mis pecados, veo mis cuentas del mismo color que mis barbas. Y hay que comer, pagar cama, compañía...las cosas están mal, como siempre desde que perdí mi cómodo empleo de castellano, una hermosa tradición familiar.

Qué absurdo, por tan poquita cosa, exilio de veinte años en forma de misión del reino sin dotación de fondos. Al menos no tuvo valor de hacer que el verdugo me rebanara el pescuezo, como a la pobre infeliz, para que la cosa no se supiera...qué hombre con tan poca visión. Si yo tuviera que casarme por unas cuantas tierras y cuatro campesinos mal contados nada me complacería más que mi futura hubiera tenido las enseñanzas que entre aquella complaciente criada, que Yurgain tenga en su gloria, y yo, le proporcionamos con tanto cariño y tesón a su "princesita". Claro que al final, la cosa salió mal y claro, alguien se fue de la lengua. Resultado, el predecible: Criada separada de su cabeza, Estólido de "viaje oficial" y princesita vistiendo santos a la mayor gloria de vete a saber qué dios. Y mi bonito empleo de funcionario en manos de alguna de las víboras que forman mi camada de hermanos.

Volviendo a la realidad, se levanta. Esto no supone una gran diferencia respecto a la distancia que le separa del suelo, pero le suele resultar útil para caminar. Digo yo que Rotunda se estará encargando de las provisiones, si no, mal vamos. Y aquí no hay nada que ver, ni información, ni "mercancía" interesante, quitando la bailarina, pero sólo cuando se agacha. Poco que ver.

Seguiré con mi "exhaustiva búsqueda" en El Loro Mudo si alguien pregunta por mi - le espeta al posadero cuando pasa a su lado, llenándole de saliva, mientras se encamina pesadamente a las polvorientas callejuelas de Jonid.

1 comentarios:

Diegus dijo...

Muy bonitooo, oido al parche, "posada de las almas perdidas" (con bailarina), y "posada del loro mudo".

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007