lunes, 6 de octubre de 2008

Sarpullido

Arnoldo ha estado pensativo desde que el guardia le ha dado a elegir. Observa las miradas animadas de su grupo (sobre todo la de Ainara, Rotunda Horacio y Boronio de Talos) cuando piensan en pasar la noche calentitos en su tiendecilla al amor de la lumbre. Aguanta incluso el raca-raca del señor Avieso sin mudar el gesto. Entonces se le ilumina la mente con una idea. -Parecen animados con la perspectiva de una noche de juerga, ¿si?-, se emociona visiblemente. -¡Claro!, tonto de mi, y yo que pensaba que estarían desanimados- (a todos les salen sarpullidos de pensarlo, excepto al enano, que los tiene en la mano que palmeó a Boronio la cual rasca pensativo, sin darse cuenta). -¡Y han deducido, como yo, que si la araña se encuentra en actividad, será precisamente por la noche!-. Se le llenan los ojos de lágrimas. -Verdaderamente no me lo esperaba. Egoista de mi, que pensaba en dormir: me sacrificaré por ustedes. Patriotas, héroes, machotes, ¡chavalotes!

Vease la triste imagen. Penetrando en el mefítico túnel dos seres inocentes e ilusionados, el Nudorita y el mago de batalla -sin sentido del olfato, si, Arnoldo tampoco lo tiene, sin duda por algún mágico accidente producto de su extraña amistad con mr. Avieso-. Los dos van conduciendo al hedor a varias figuras penantes y gimientes, que rezongan tanto más cuanto los animan con entusiasmo infantil. -¡Adelante valerosos!- Arnoldo los va jaleando entusiasmado tooooooooooodo el camino, cada vez más entre susurros, pero sin perder un ápice de intensidad. Incluso les palmea las espaldas. -En el siguiente cruce cogemos el túnel de la izquierda, a ver si llegamos a la otra desembocadura, la del centro izquierda cuando volvamos a girar a la izquierda. Estólido se va rascando la mano sin pensar en lo que hace, ni en su significado. Se pierden en la oscuridad, de vez en cuando se oye algo más alto un "¡chavalotes!" o un "¡campeones!"

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007