viernes, 24 de octubre de 2008

Ahhh Mmmmh

Arnoldo reflexiona. -Quizá fuera cortes, amigo Avieso, parar un rato más a hablar con estos señores ¿mmmmmm?, en boca cerradaaa... ya sabe. Unir las fuerzas, en fin. Es posible que su amigo haya sido raptado por nuestro Extraño Misterioso y el ser del abismo ¿no?. Si, quizá podamos compartir mapas, información, páseles un traguito de licor maese Horacio. Si, por supuesto prométales nuestro socorro a su hermano, pero ¡cuidado!, en boca cerrada no entran moscas. Deje caer con delicadeza que tenemos la exclusividad por parte de la ciudad en estas cloacas. Si, debo de tener los documentos por algún lado, o quizá me los dejara en la tienda ¿quiere ir buscando? (le pasa su bolsa).
Arnoldo se acerca al que perece el líder de la partida de enanitos, con mucha ceremonia, habla como los indios, queriendo salvar las lagunas idiomáticas a base de alzar la voz. -¡Mi llamar Arnoldo!¡Amigos, nosotros tener Lobo, rastrear, colaborar con ustedes, dar alguna prenda de su amigo, nosotros mañana seguir rastro con Lobo y tratar de ayudar! Expliquese, amigo Avieso, si han raptado a su amiguito, nos ayudarán a su vez, pues quizá busquemos lo mismo en realidad. Adviertanle, que reclamamos la olla de Davieso. Quizá lo conozcan.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007