domingo, 12 de octubre de 2008

De nuevo el tunelillo

Sigamos, sigamos entre gorgoritos y vapores. Después de un rato en el que ha subido el caudal fecal de manera peligrosa (gracias sean dadas a los dioses, sin llegar al borde de las botas) debido a las abluciones vespertinas de Jonid, se reduce hasta la casi inexistencia, dejando ver un suelo irregular, resbaladizo. Un aire fresco despeja el ambiente, llegado desde el rebosadero del que han salido, ascendiendo hasta cocinas y termas. El efecto chimenea está tán bien conseguido que hasta suenan lúgubres aullidos, como si soplara un vendaval. Estólido avieso sonríe complacido por poder presumir una vez más de las habilidades de su raza, y comienza un discurso pomposo y engreído que va llenando los segmentos. Fuera cae la noche. Por fin, una vez más llegan al cruce en forma de cruz. El pasillo principal se pierde en las profundidades, el tunelillo que lo atraviesa parece que sigue como antes.
Arnoldo ha cogido algo de frío, se estremece, se enjuga la nariz con la manga de la túnica. Balbucea ("en boca cerrada no entran moscas"), resopla. -Mmmmhmmm. Bien. Aqui estamos mis bravos. Si. Pueeees... de nuevo izquierda ¿quieren?. Poooor supuesto, que se aceptan sugerencias-.
Se hace notar que no está Lobo pues habría ido protestando por todo el camino. Sin embargo parece que Rot lo echa de menos.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007