domingo, 12 de octubre de 2008

Que siga la diversión

Y menudo grupo llevamos, señor Arnoldo, se lo digo yo...si parecen entusiasmados y todo con la perspectiva de pasar la noche aquí. No es que quiera decirle a usted cómo debe dirigir este negocio, le veo muy capaz, que quede claro, pero a lo mejor debería pensar en alguna recompensa extra para ellos, demuestran tesón y coraje - comenta en voz baja Estólido a Arnoldo mientras se rasca la mano derecha con la izquierda por enésima vez.

Ánimo muchacho, lo estás haciendo muy bien - palmotea por enésima vez la espalda de Boronio, que se queda rezagado de nuevo - y, ¿éste fichaje, que le parece? - continúa volviendo a dirigirse a Arnoldo - Menuda elección hice, ni yo mismo esperaba tanto ánimo y lealtad.

Cuando el dorso de su mano derecha está tan irritada y enrojecida que se adivina que empezará a sangrar en breve, Estólido por fin la contempla sorprendido. Se mira la otra mano, revisa su impecable higiene en las uñas...- Pero ¿què?, si me he puesto los afeites como todos los días, al levantarme de la siesta. Yurgain!. ¿Qué pecado he cometido en ésta vida que te hace ser tan descortés con éste pobre servidor?. Menos mal que llevo estos guantes sin dedos, tan estéticos como inútiles. Bueno, al fin servirán de algo - comenta calzándose los mencionados guantes - porque como siga rascándome los huesos terminarán saliendo a echar un vistazo a esta pobre arquitectura...

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007