viernes, 17 de octubre de 2008

Los Túneles están conectados

Retrocediendo al cruce de túneles, tiraron hacia la izquierda, por el túnel estrecho que antes de retroceder les quedaba de frente. Los montoncitos de mierda pulcramente ordenados seguían un poco, pero luego acabaron, y volvieron al chop chop.
Era como habían sospechado, encontraron un tunel paralelo de iguales dimensiones y ambiente semejante, que ya empezaban a encontrar, si es que tal cosa fuera posible, de una fastidiante y gomosa familiaridad.
Había una diferencia, sin embargo, y es que en este tercer túnel que, según parecía obvio, era el que llevaba a la boca centro izquierda de las alcantarillas, corrían pocas aguas.
Parecía que si seguían por él, irían sin mojarse casi.

De nuevo, un túnel de los estrechos se abría justo enfrente, con lo que estaban de nuevo en una encrucijada en cruz. Si el esquema que se habían hecho era correcto, el tunelito seguiría por lo derecho hasta encontrar el cuarto túnel de acceso a las alcantarillas, el apestoso.

Y bien Arnoldo, ¿estaremos de nuevo una hora hasta que te atrevas a decidirte?,
dicen Estólido y Rotunda al unísono.
¡Cuidado que es nenaza el tío!
Ainara se revuelve intranquila, mirando nerviosamente a la oscuridad, las alitas con temblores de impaciencia, pero permanece (al menos de momento) en el hombro de Rot.
Ni las afamadas narices semiogras, ni sus ojillos perceptivos del calor traen información nueva.
Rotunda comunica que las huellas chiquitillas como de botitas de niño ya no están.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007