viernes, 17 de octubre de 2008

O... o...

Las cañas de la orilla se agitan suavemente, las lunas tiñen de iris las formas de la orilla de la marisma de Jonid...
todo está tranquilo, y la noche transcurre espesa como melaza...
Abdel rumia con los ojos enfocados en algún espacio interior.
Para un observador casual, parece dormido, pero la realidad es que Abdel ha sobrevivido a muchos viajes por tierras peligrosas, y no precisamente por quedarse dormido en un campamento de guardia...
El soldado que monta guardia ante las puertas de la cloaca se destaca por su ausencia... un par de ojos avizor más siempre son bienvenidos cuando se hace noche al raso en Mondo Gargüis. Los ecosistemas son abundantes y variados, y hay una enorme plétora de criaturas que pululan doquiera que uno pone el pie,... o la pata.
En este río, a juzgar por lo ya visto, y por las exploraciones de Rotunda, además de los animales y plantas que se espera encontrar, hay ejemplares gigantes, algunos de los cuales pueden zampársete de un bocadito... y Benyar sabe qué más.


De pronto...

Lobo gruñe sordamente.


El silencio total que hace que el camino hacia el puerto y los cañaverales junto a el agua parezcan congelados en una imagen irreal se hace de pronto muy evidente, y Abdel abre los ojos completamente.
Sensación de expectativa, que se hace inquietante. Un instinto pone el pelaje de punta a Abdel, cuando comprende que no están solos.
las mulas resoplan, y Bron se encuentra despierto igualmente, sin que haya sido menester un gesto.

El mulero se incorpora despacio, alerta.

Lejos aún, pero ahora con claridad, se perciben sombras en movimiento a la luz de las lunas.
Sombras achaparradas, que deben de tener ojos, pues de poco en poco reflejos rojizos se encienden y se apagan, un enjambre de puntitos que se acercan. Con cuidado y prudencia van tanteando la orilla de la marisma, buscando algo, al abrigo de las espesuras ribereñas.

Es evidente que si no nos han visto, no han de tardar en hacerlo, piensa Abdel.
Cielos, ¿por qué a mí? ¡Si estoy en el lugar seguro!
¡Por el turbante del Profeta! He de hacer algo, y rápido.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007