martes, 11 de noviembre de 2008

Ainara

-Pues al final parece que vamos a explorar el nido de los ladrones-.Estólido parece ansioso por salir al aire (extraño en un enano).
-Buscaremos en el tunelillo un sitio seco, si no se puede salir, pasamos la noche ahí
No se ve, ningún orco de momento...
-en el tunelillo que hemos dejado atras-, termina Arnoldo.
-Buscaremos salida en forma de tapa de alcantarilla, o de bater, a ver si esta cagando una hermosa señorita-.
-Mejor una hermosa y barbuda enana-.
Efectivamente, avanzan por el tunelillo, es recto, y pronto empiezan a ver chorros de agua que caen desde arriba.
-No puede ser tan facil o no estaríamos atrapados en las cloacas-.
Trepar, parece que hay que trepar, no se ven escaleras.
-Ni de coña se abandona al pony, al menos este enano no lo va a hacer-.
-Noooo, noooo, que trepe Ainara con la cuerda, que es la especialista-.
-En todo caso habrá que izarlo-.
Ainara vuela hacia arriba.
-Y el pony sube gracias al la fuerza combinada de los Semiogros y al oficio de Rot-.
Termina el jefe.
Ainara vuelve, -la tapa no se mueve, jefe-.
-¿Puede fijar la cuerda?-. Estólido salta de puro nervio.
-¿No llega Lucrecio subido en Horacio?-.
Prueban, parece que no. Pero Ainara lo va a intentar.
-Que se suba alguien cachas pa mover la tapa-. El enano da saltitos de impaciencia.
-¿Y Lucrecio, luego Horacio y luego Rot?-. Arnoldo arremete de nuevo. Lo intentan, resulta bello, pero inútil.
-Pues vaya pedazo de túnel alto, ¿no hay agarres para los pies en la pered?-. Arnoldo.
-Se pueden hacer los agarres pero hariamos ruido, no interesa-. Estólido Avieso.
Están en el final del tunelito, que es ciego. Desde alli sube un pozo hacia arriba. Sin agarres ni nada.
-Jefe, dejemos que Ainara intente lo de la cuerda-. El enano.
A pesar de todo Arnoldo Paje sigue buscando agarres o peldaños.
-Cuerda OK-. Al hada duende se le oye el habla deformada por las oquedades y los ecos.
-Probando cuerda-. Estólido parece satisfecho. Pero Lucrecio prueba colgándose un poco.
-Venga, si todo ok Lucrecio, arriba a mover la tapa y ojito al tunel los demás-.
Arnoldo se pone frente a Lucrecio y habla vocalizando muy exagerado.
-Tenemos aceite, si puedes subir, dile a Ainara que no lubrique la junta de la tapa-.
-Con la fuerza de Lucre se podria colgar cabeza abajo y abrirla a patadas-. Estólido parece confiado.
-Luego, haces chimenea en el tubo y quitas todo el oxido que puedas de la junta, finalmente, empuja-.
Lucre sube. Ainara le da lo que le pide. La tapa está fija de alguna manera.
-Espero que no la hayan soldado-.
-¿No cede?-.
-¿Hay tornillos?
Las lamparas se apagan, Parece que hay que cambiar el aceite, pasa el tiempo, Ainara y Rotunda se aplican a la tarea, mientras Lucrecio, subido ahí, escucha atentamente.
La tapa tiene un hueco en el centro, con forma vagamente triangular, parece que algo encaja ahi...
¡¡¡El mango de una llave!!!
Bueno, o algo asi...
-Una puñetera llave-. Arnoldo lo masculla disgustado.
Horacio se acerca a Ainara a espaldas del jefe, luce una sonrisa picarona en su fea cabezota. -Ainara, ¿puedes abrir la tapa esa?-.
-¿Eh, ah?, claro, ahora me haces caso, ¿no?-. Llama la atención de Arnoldo.
-Nunca me dices nada... -. Ella parece ofendida y disgustada.
-Por favor, te necesitamos, ya sabes, tus... (mira a Arnoldo, que está mosqueadísimo)
..."habilidades"-.
Se le aplanan las antenitas de placer, y se pone a ello.
-Ohhhhhh, que tierno-, comenta el enano con Rotunda.
Arnoldo se mosquea. Pero no ha oído nada.
-Nada, tú-. Ainara vuelve. -Cerrado con llave-.
-Vaya-.
El enano parece que intenta orientarse.
Ainara dice (ella si se ha acordado): -Es práctica habitual en una cloaca llena de mostruos, el tener bien cerraditas las tapas de las cloacas... Orden del comisario de la city-.
-Y no puede abrir la cerrad...?-. Horacio calla a Estolido con una miradita significativa.
Pero Arnoldo está en babia y no se da cuenta.
-¿cómo está el nivel de agua para descansar?-. Intenta parecer animoso ante el panorama del agua sucia por los tobillos, pero todos lo miran como si hubiera dicho que el mundo se va a acabar.
-¿no quieren descansar en el tunelillo?, ya, bueno, emmm, con los pies mojados..., (suspiro), no nos queda más que esperar a que se vayan los mierdas de los semiorcos-.
-¿Y si le pegamos fuego a la tapa para que se dilate y luego al contraerse sea más fácil de abrir?-.
-Ya está el mago de batalla con sus ideas incendiarias, Esos semiorcos están registrando las cloacas, si no es así, ¡me como a Nudor!-.
-No hay plazo de tiempo, que yo sepa. Y meternos con los semiorcos todos jodidos no es una mision, es un suicidio. ¿Las curaciones?, ¿quedan?-. Ambos a la par, los clérigos niegan con la cabeza.-Yo estoy jodido y los demas me imagino que igual. salir no es una opción lógica-.
-Nos quedamos a defender caras nuestras vidas, estamos todos jodidos-. A arnoldose le dan bién las frasecitas.
Si no hay más remedio, se pueden quedar aqui... con los pinreles pingando.
-El cadaver del orco estaba en el primer cruce x, no?-. Al enano no le gusta la idea.
-Podemos investigar vía Ainara-. No lo saben, pero esta va a ser la idea genial de la jornada.
De momento, parece todo tranqui...
-Pero aqui no se puede descansar, por el tema del agua-. Sigue rezongando Avieso.
-Mandamos a la lad,,,este a ainara por delante-. Horacio casi mete la pata al hablar.-Si ve que está la vía libra, tiramos por el túnel principal todo tieso hasta salir-.
Ainara está siempre junto al pony, tranquilizándole , se han hecho amiguitos.
-Bueno-. Parece reluctante.
-Pero que vaya invisible y en silencio, como la vean estamos aviados-.
Se va, pero visible
-Al pony lo pacifique Rotunda, que es su trabajo, y de eso entiende, mientras se va Ainara-.
El pony se va con Ainara. Resoplando, y tal.
-sólo se puede hacer invisible una vez al día
-Rot intenta que no sea así, intenta engatusarlo con algo de licor-.
-Pero sabrá deslizanse en silencio, sigilo...-.
-SSSST-.
-Carantoñas etc
Rotunda se trae al jamelgo
-Bien, pero no nos lo emborache, ¡Lucrecio baje!-.
-Tranqilo, jefe, no va a ser fácil de emborrachar-.
-Bien, esperaremos-.
Esperan...
-¿Nadie tiene curación vulgar y corriente?, a ver si recuperamos algo-.
Rot sabe de primeros auxilios, pero sólo conocimientos básicos, se ofrece para volver a mirarles.
-Siiii, dice Estólido, que me examine, bien, bien, pero toooodo enteroooo. A ver si nos recuperamos algo, que falta hace-.
Rotunda lo intenta con los heridos una vez más. No se sabe por qué, solamente Estólido parece satisfecho.
Gritos agudos más adelante, de Ainara.
-Mierda frita-.
-Vamos para allá, muchachos, orden de marcha habitual-.
Y chillidos agudos...
-Raaaataaaa voladoraaaa!!
-Lucrecio, lleve una carroña preparada para el bicho, con perdón de los dioses. Irá cargado, vamos tranquilos-.
Los gritos se hacen dsgarradores
-Lo que necesita ese bicho es un flechazo de rotunda-.
-¡Corramos!-.
Necesitan un segmento completo para llegar... ...por lo menos
Estólido coge al pony de las bridas para dejar a rotunda libre, esta coge el arco y las flechas. Gesto fiero.
-Qué le vamos a hacer, Ainara, te queríamos-. Parece que Arnoldo habla medio en broma, medio en serio.
-Si, la vamos a echar de menos-.
-Pero las hadas duende se reencarnan-.
-Eso siempre es bonito-. Rotunda permanece en silencio, cada vez más preocupada.
-Con flores de colores y eso-.
-Si, muchas flores y eso-. Parece que Estólido Avieso está sembrado.
-Y pajarillos-.
-Y un coro que cante loas, ya me parece que lo estoy viendo-.
Siguiente segmento, llegan al final del tunelito, todavía no se ve nada.
-Loooooaaaaa, bueno, y unos elfos grel hambrientos-. El humor negro parece que alivia la ansiedad de Arnoldo.
-Si, jajaja, que bueno es ese-. En realidad el enano parece histérico, bien consciente de que se la juegan, pero le sigue el rollo al jefe.
-¡Vamos, a donde se oye la cosa!-.
En efecto, más adelante los gritos siguen desgarradores. Todos muy agudos, el de Ainara inconfundible. Cada vez más desesperada...

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007