jueves, 4 de junio de 2009

Avieso S.L.

Puagh, que asco! - piensa Avieso mientras relee el prologo de su frustrado proyecto literario "Viaje al abismo, solo ida por favor: De la neutralidad políticamente correcta al mal más abyecto". Así no va a ser, no va a ser, no ...

Apartando a un lado con displicencia el legajo toma un trago de barniz para muebles simulando paladearlo, más bien enjuagandose la boca - Barato y eficaz, no comprendo por qué no está más extendido, mejor para mi, ley de oferta y demanda..., oferta..., demanda..., por Yurgain, ¿Cómo he podido estar tan ciego?.

Ya está, La Posada. Dinero hay, y Davieso nos debe una, no podrá negarse..., aunque habrá que llevar el asunto con discrección, con delicadeza, será un negociación complicada y esta asociación no beneficia a tu imagen precisamente, Avieso. Despacito y con calma...

Levantándose trabajosamente, camina con dignidad tambaleante apoyado en los muebles, en busca de Arnoldo.

Jefe, que digo yo de asociarse con Davieso en esto de la posada! - dice en alta voz, tratando de transmitir su entusiasmo a un Arnoldo que casi se cae de culo, ensimismado como estaba en sus pensamientos paladeando una tranquilidad que terminó bruscamente con la irrupción del jodido enano.

El rostro de Arnoldo es lívido, una vena tamaño bambú late en el cuello como inequivoca señal de inminente peligro, pero su voz suena suave, inquietantemente suave - Dígame, Estólido. Tiene tooooda mi atención... - Maldita política de Recursos Enanos, de buena gana le arrancaría esa cabeza que lleva tan cerca del suelo...

Pues...- de repente parece haber olvidado a qué venía - ah, sí, lo de la posada - se escora hacia la derecha, a punto de caer. En el último momento consigue asirse a una mesa que a punto está de derrumbarse con el embate, pero haciéndo palanca heroicamente permanece en pie - El plan puede ser ventajoso y lucrativo, lucrativo, Lucrecio, jajaja!..., a ver, inversión, no sé si me explico. El amigo Davieso parece decidido a hacer esto funcionar, y nosotros tenemos dinero, y podemos proporcionar otros servicios, veamos, seguridad, escolta, seguro de viajes, promoción de nuevas compañías de aventureros..., basta de trabajar para los demás!. Seremos una sociedad limitada, jajaja, limitada...Además, podemos apoyarle con sus problemas laborales..., con delicada contundencia.

Bueno, no hace falta que me conteste ahora, le dejo para que reflexione sobre ello con calma eh!, yo ya he puesto mi granito de arena, ahora me voy a..., sí, a estudiar - mientras habla enfoca con dificultad la mirada hacia un lugar indeterminado donde parece creer que se encuentra su interlocutor - ¿Qué haría sin mi, eh?, ¿eh?.

Se gira despacio, vuelve habilidosamente por el mismo camino amueblado por el que entró. El olor a barniz impregna la estancia.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007