lunes, 22 de diciembre de 2008

Planes y Planeamientos

-Felicidades jefe, gran trabajo. Escribiré al hotel para que le den vacaciones más a menudo, jejeje.

Tal dice el ínclito Estólido Avieso horas después de la transformación, cuando se han echo a la idea y están dándo vueltas al asunto, vueltas y más vueltas.

-Son mis intenciones atraer a los Enanos enanos a la causa, tomar prestados los libros de conjuros de Abdel y quizá invitar amablemente al funcionario que nos ha dado permiso para explorar las cloacas a ver "una cosa importantísima, podría cambiar la historia de la ciudad para siempre, creemos que nadie, ni los más sabios, saben que está allí. Pero sería inteligente mantenerlo en secreto, y daría usted la noticia exclusiva atribuyéndose todo el mérito...claro que antes, tendría usted que verlo...etc.".

-En fin, jefe, que el mundo de la maldad está lleno de oportunidades...Viva el mal!, Viva el capital!

Arnoldo medita las palabras lárgamente.

-Qué horrible, nuestro honor por los suelos-. Termina diciendo. Y sigue...
-Bién, querido Avieso, los caminos de Nudor son ignotos, escribe recto con renglones torcidos y todo eso, y como se me insubordine le voy a poner un castigo de cien azotes, así que cuidadito.

-Procedamos en orden:

-Resurecciónes. A la señorita Ainara no le hace falta, mmmh?, ¿no nos contó que se reencarnaban en un corto espacio de tiempo?, pues eso, que aporte a la causa del mal su granito de arena resucitandose sola. Nosotros le eeeh, pagamos un entierro decentito y valiendo. Boronio, que no era más que un empleado, tiene cubiertos los gastos de entierro al haber pagado sus impuestos de contratación a los sindicatos adecuados. Siguieenteee. Con la debida piedad, enterraremos a los ladrones en el cuerpo de la excelsa amiguita de las ocho patas proceda, Lucrecio, usted que conoce las ceremonias, ahhh, adecuadas. Grandes ceremonias y rezos a Nudor, mmmmh?. Al fin y al cabo hacemos que surja el bien del mal ¿no?, he, he, heee.

-Enanos enanos. Accedo graciosamente a que se realize la idea de Avieso. Le doy permiso para organizarlo como premio, querido, mmmh?. ¡Pero no me falle!, nooo mee faallee, mmmmh?.

-Semiorcos. Querido Bron, ahh, mis felicitaciones por su astucia. Gracias a sus bien trazados planes se encuentra camino de un futuro que no podría ni imaginar, mmmh?. Creo que lo más lógico y cómodo para todos es que siga liderando esta pandilla infame que tiene por familia. Como primer mandato va a poner a sus muchachos a hacer instrucción inmediatamente. ¡Un dos, un dos! Cien latigazos al que se insubordine, y si muere, que lo den de alimento a nuestra amiguita, si, (¿puede haber un fin más feliz?). Me monta una guardia permanente en los túneles naturales que hay al fondo del pozo. Me envían in-me-di-a-ta-men-te a seis emisarios para atraer a los restantes semiorcos que pueda haber por ahí. Y ahora hablemos usted y yo, querido amigo, mmmmh?. A ver, queriiido, ¿Qué era eso de seguirnos? -Lucrecio, deje los cadáveres y venga inmediatamente, le necesito aqui-. Mire, queriiido amigo, Lucrecio viene a acompañarnos en nuestra charla, se pone muyyy nervioso si me disgusto. ¿Quién o quiénes le mandan aquí? ¿con qué intenciones? y lo más iportante de todo... ¿qué esperaban ganar con todo esto, mmmmh?

-Abdel. Se envía a Rotunda a por él, para que acuda urgentemente al cuartel general. De paso se tranquiliza al guardia de las bocas de la alcantarilla para que no se les ocurra venir a por nosotros. Rotunda, que es especialista en animales, tiene la ímproba misión de hacer que entre a la alcantarilla todo el equipo, con mulas y todo. El error o fracaso se castigará adecuadamente. Y procure venir antes de la hora de la siesta, que tiene que calentarme la cama, mmmmh?. Una vez convertido Abdel, irá a enviar mensajes a Davieso, pero antes, tasará el tesoro convenientemente e irá a venderlo. Recuperará la olla de entre las ruinas de la posada. Sólo cuando la tenga mandará a Davieso la noticia de que ha sido recuperada, pero que no se puede sacar de las alcantarillas, pues está protegida por un poderoso hechizo que no permite llevarsela. Se requiere colaboración de mago sumamente experto. Y nos hará una visitilla, eeemmmhhh?

-En cuanto al comisario, iran Arnoldo Estólido y Lucrecio. Se hará en orden, cuando vuelva Abdel (y comprará nuevas raciones de pienso para los animales), si. Pediremos que lleve a una guardia nutrida, y sacos mmmh?. Si para entonces ha salido adelante la denuncia de Abdel, aaaah, se hará saber que lo tienen todo bajo control. Se preparará que Horacio y Rotunda y Bron lleven a un nutrido grupo de los chicos para que se aposenten en uno de los túneles paralelos al que conduce a la cámara de la araña. Cuando pase el comisario irán cerrandoles el paso a una distancia prudencial. Sin combates ni riesgos. Si los Enanos están con nosotros los emplearemos a ellos, pues son más disciplinados y pueden ver sin luz bajo tierra. En ese caso, no necesitarán la compañía de semiorcos. Bastará con que vaya Horacio para revisar.

De momento es bastante. Se admiten graciosamente mmmh, ideas.

0 comentarios:

boletus-eROLis - Template Design | Elque 2007